9 jun. 2008

RESEÑA HISTORICA

No se tiene ideas muy precisas sobre los comienzos de la actividad reaseguradota, ya que parece ser que los aseguradores, en un principio solo aceptaban aquellos riesgos que podían conservar, en su totalidad, por cuenta propia.

Algunos historiadores opinan que el primer Contrato de Reaseguro conocido se hizo en el año de 1370 en el ramo de seguro de transporte, ya que este ramo es el mas antiguo de los existentes. Posteriormente, se tiene referencia indirecta del reaseguro en “Francia en 1681 y en la legislación inglesa que, en 1746, prohibe el reaseguro, marítimo, a menos que el asegurador se volviera insolvente, cayera en bancarrota o muriera. En 1778 se comienza hablar del ramo de Incendios. Siendo el primer contrato de reaseguro conocido en este ramo de fecha de 1821.

Con el desarrollo global del siglo XIX, El seguro tomó un auge tal que se hizo necesario el buscar nuevas formas de cobertura de reaseguro más flexibles. De esta manera, el contrato de reaseguro automático cubría prácticamente todos los negocios suscritos por una compañía en un determinado ramo.

Las compañías de seguros practicaban tanto la suscripción directa como el reaseguro, pero la creciente demanda de cobertura, así como la fuente competencia entre entidades, condujeron a la creación de compañías de reaseguro profesionales, especializadas en ese tipo de negocio.

Los primeros datos se encuentran en Alemania con la constitución de la Compañía Colonia de Reaseguros, entidad profesional mas antigua fundada en 1846 y comenzado a operar en 1852. Posteriormente en Suiza se crea en 1863 la Compañía Suiza de Reaseguro mientras en Munich (Alemania) se funda en la Compañía Munchener Ruck segunda y primera, del mercado mundial, respectivamente.

En el mercado inglés, por la posición muy especial que ocupa el Lloyd´s se retrasa mucho la fundación de empresas profesional de reaseguro y, no es sino hasta 1917 cuando se crea la Compañía Mercantile and General.

Ya constituidos, los reaseguradores comprendidos que, al igual que sucedía con las compañías de seguros, necesitaban repartir sus negocios sobre una base muy a fin de garantizarse un cierto equilibrio en sus carteras. Por esta razón, procuraron extender sus negocios a todos los ramos existentes e, igualmente, a todos los países del mundo.
“La evolución del reaseguro hasta nuestros días ha venido marcada por el enorme y rápido desarrollo del mercado de seguros directo, que se ha producido como sigue:

A principios del siglo XIX se conocía la existencia de, aproximadamente 33 compañías repartidas entre 11 países. Esta cifra paso en 1850 a 306 compañías en 14 países.

En el año de 1990, su número era ya de 1272 compañías en 26 países y en 1910 se había incrementado a 2540 distribuidas en 269 países. Hoy en que se calcula que el número de entidades de seguros sobrepasa las 10.000 que trabajan en más de 100 países de las “el 41% está en Norteamérica 39% en Europa, 7 % en Centro y Sudamérica 6 % en Asia 4% en Australia y 3 % en África.

Otras opiniones dictan que el reaseguro tuvo sus origines basado en el procedimiento de coaseguro en los seguros marítimos y de incendios, ya que este método consistía en “que cierto número de suscriptores cubrieran, cada uno, directamente, cierta parte del riesgo que seria demasiado grande para un suscriptor solamente.

Gustav Gruciger cita la primera pólizas de reaseguros marítimo en 1370, que amparaba un viaje de Genova a Slusy, en las que el asegurador original reaseguraba la parte más peligrosa que consistía en el proyecto de Cádiz hasta Sluys . Aquí podemos ver que este asegurador retiene una parte del riesgo y la otra parte la cede y además tiene un punto muy importante del contrato de reaseguro que es aumentar la flexibilidad de suscripción.

Es difícil también, el delimitar la historia del reaseguro ya que los primeros documentos que citan es te tipo de contratos es un poco confuso pues utilizan la palabra reaseguro para describir las transacciones entre dos aseguradores, por ejemplo cuando el asegurado contrataba de nuevo otro seguro sobre la misma propiedad al morir o quedar e quiebra el asegurador original. La cita siguiente explica de manera clara lo mencionado con anterioridad.

Había mucha confusión sobre este asunto, sobre todo en las primeras épocas del seguro marítimo, tanto es así que cuando el seguro marítimo fue declarado ilegal en (Inglaterra) por el acta de 1746, quedó exceptuado el caso en que el asegurador se declaraba en quiebra o moría. Pero. Por supuesto, esta excepción sólo podía dar lugar a que el asegurado contrarse un seguro nuevo, dado que el seguro anterior carecía de valor.

Aún con estos problemas hay documentos demuestran el sentido verdadero del reaseguro como procedimiento entre el suscriptores de seguros marítimos a finales del siglo XVII. En este siglo el seguro marítimo siguo creciendo en Europa pero en Inglaterra fue interrumpido por la intervención del parlamento por la existencia de abusos en el reaseguro de los riesgos al no ser declarados de manera correcta.

En los primeros tiempos los reaseguros eran contratos facultativos, es decir los riesgos eran ofrecidos a otro asegurador que tenia la facultad de aceptar o rechazar la oferta; fue hasta el siglo XIX cuando aparecen los primeros contratos marítimos de reaseguro en los que el asegurador en los que el asegurador tenia la obligación tenia la obligación de ceder parte del seguro y el reasegurador tenia la obligación de aceptarlo de aceptarlo (reaseguro automático).

Como se puede ver los registros mas antiguos del reaseguro son en el ramo de trasporte, pero también existen datos del reasegurado de Incendio en el siglo XVII. Estos datos se encuentran en la póliza de Compañía Sun Insurance Office creada en 1710 en Londres.

En este tipo de reaseguro también existía la confusión de tratarlo como reaseguro ya que los riesgos que eran contratados directamente con cierto número de compañías: Esto significaba un verdadero problema pues los competidores se daban cuenta de la cartera de clientes de la compañía.

El primer caso documentado del reaseguro de incendios se tiene de un contrato aceptado por la Eagle Fire Insurance Company de Nueva Cork en 1813.

Una segunda opinión de este reaseguro es la Golding que dice que en 1820 una compañía Alemana cuenta cone l primer contrato de reaseguro realizado entre la ompagnie Nacionale d´Assurance de Paris, ante Compagnie Royale y la Compañía de Propétaires Reunis de Bruselas. Posteriormente en 1824, La Nationale concluyó un contrato con una compaña inglesa, La imperial Fire.

“En gran bretaña el reaseguro de incendios se denomina seguro de garantía y, en noviembre de 1863 se establece las obligaciones referentes a la cesión y a la aceptación de riesgos, limites de retención tasas de comisiones, cláusulas de exclusión y presentación de cuentas, clausulas de arbitraje.

En 1880 y 1890 Curthber Heath, suscriptor de LLoyd´s introduce en reaseguro de exceso de perdida “mediante el cual la compañía excedente retiene por su cuenta y riesgo de perdida por los incendios hasta una cantidad determinada el importe fijado.

En cuanto al reaseguro de vida se tiene que surgió en el siglo XIX pero con muchos problemas como las variaciones en la tarificación de las primas y condiciones de las pólizas entre las compañías. Es por esto que las compañías escocesas de seguros de vida “firmaron en 1849un convenio que regulaban las actividades del reaseguro para crear algunos procedimientos normalizados, en los que se incluían las tarifas de las primas, retenciones y rescate. En 1900 se crea el Acuerdo sobre el Reaseguro Facultativo de Vida que regula, como su nombre lo indica, los procedimientos de los reasegurados de vida contratados de manera facultativa.

En los países europeos, el desarrollo de los reaseguros de vida tuvo lugar entre 1880: la Compañía Swiss Reinsurance fue una empresa muy importante en este ramo.

El reaseguro de ramos diversos se desarrollo en el siglo XIX y su primer caso documentando se remonta al año 1872 con la Compañía Railway Passengers Assurance Company. Este reaseguro también se creo de manera facultativa, salvo los seguros de responsabilidad civil y de automóviles, en cuyo caso se preferían los contratos exceso de pérdida.

Como conclusión podemos que los reaseguros comenzaron como intercambios entre los mismos aseguradores que competían en los mismos mercados.

Por ultimo, cabe señalar que el desarrollo mencionada con anterioridad en los ramos del reaseguro ha traído consigo la formación de una profesión altamente especializada, donde el suscriptor de la compañía de reaseguros, debe conocer las características diferentes ramos y mercados, y también debe encontrar soluciones a los problemas de cobertura de los mismos.

Los contratos automáticos han tendido que desarrollarse en función del incremento de las carteras y de la gran diversidad de riesgos contenidas en ellas, de modo que la creación e implementación de un moderno programa de reaseguro requiere la colaboración de un numeroso grupo de personas cualificadas y especializadas y especializadas en este tipo de contratos.

Sin lugar a dudas, el reaseguro profesional está, condiciones de responder a todas estas exigencias.